GLOSARIO

Doble excepcionalidad

¿Qué es la doble excepcionalidad?

Se dice que una persona tiene doble excepcionalidad cuando posee al mismo tiempo lo que denominamos como altas capacidades y algún tipo de dificultad también fuera de lo común.

En términos generales, son muchos los estudios que se posicionan a favor de que estas personas demuestran un potencial de alto rendimiento en una o varias disciplinas como pueden ser el campo de la inteligencia espacial, matemática, artística… y que a su vez manifiestan una o más dificultades, incluyendo dentro de este concepto dificultades específicas de aprendizaje, trastornos del lenguaje, trastornos emocionales, trastornos del espectro autista o problemas como el TDAH.

¿Cómo detectar la doble excepcionalidad?

Algunos indicadores pueden ser:

  • Esa persona destaca de manera sobresaliente en algunas áreas pero sin embargo tiene serios problemas para lidiar con otras.
  • No logra terminar nunca sus tareas y/o presenta problemas a la hora de organizarse.
  • Se distrae con facilidad, lo cual puede ir unido a un alto nivel de energía en el caso de las personas con TDAH.
  • Reacciona de manera exagerada ante diferentes escenarios.
  • Altos niveles de ansiedad acompañados de perfeccionismo e incluso hipersensibilidad.
  • Presenta un rendimiento académico poco constante unido a cierta desmotivación.
  • También pueden detectarse, en algunos casos, habilidades socioemocionales limitadas.

Además, son muchos los profesionales que inciden en que esta detección, de por sí ya complicada, se va tornando más compleja a medida que el niño/a se va desarrollando ya que estas divergencias tienden a reducirse e incluso a camuflarse a medida que la persona va creciendo. De ahí la importancia de llevar a cabo una detección temprana de cualquier excepcionalidad.

¿Qué tipos de doble excepcionalidad existen?

Según el Instituto PAS, podemos dividir los casos de doble excepcionalidad en 3 subgrupos:

  • Doble excepcionalidad con neurodivergencia: dentro de este subgrupo englobaríamos a aquellas personas que, además de poseer altas capacidades, tienen autismo, TDAH, TOC, desorden de procesamiento sensorial o dificultades de aprendizaje como dislexia, discalculia o disgrafía.
  • Doble excepcionalidad con discapacidad física: en este caso las personas que presentan esta doble excepcionalidad tienen una segunda excepcionalidad relacionada con una discapacidad física visible o invisible como puede ser ir en silla de ruedas, tener discapacidad visual o sordera.
  • Doble excepcionalidad con condiciones de salud mental: este tipo de doble excepcionalidad tendría vinculadas condiciones de salud mental crónicas que puedan llegar a limitar el aprendizaje de la persona y afectar a su inteligencia cristalizada como la ansiedad, la depresión o el trauma.
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Personalización de Cookies
Privacidad